Aquí podrás leer todos los artículos publicados no desde que cree esta página, están a partir de cuando empecé a hacer borradores de seguridad por los ataques que soporté y que causó que los anteriores desapareciesen, por eso no salen una mayoría de las imágenes y como las hay que son pruebas, están todas en mi poder muy seguras.
Este problema es causado por el cambio de nombre en mis cuentas en Google.
Visita todo el Blog, al pie de la cabecera tienes todas las PÁGINAS con la información que precisas.
Pide dedicados por el autor UNA VIDA Y UN AMOR y DESDE EL ALMA, envíos a domicilio...Buffer

4 ene. 2012

Necios, los milagros no existen


Por problemas técnicos, al tratarse de borradores que se editaban la mayoría de imágenes no aparecen, aunque todas permanecen en mi poder. El problema es por cambio de nombre en las cuentas de Google.




Si bien circula en la Red esta sátira de Rajoy, 2012 año Mariano



Necios, los milagros no existen

Hoy me dirijo a los necios, -y no son los niños- a esos que creen en cierto tipo de milagros, que todavía esperan a los Reyes Magos, Papa Noel, Santa Claus, etc., etc., esos necios que ya están curtidos en la vida, que deben saber que dos más dos son cuatro y que si el arca está llena de dinero es que lo hay, pero que si está vacía estamos en la ruina.

Son esos necios que exigen que en quince días el Gobierno de Rajoy, ya debiera haber hecho un milagro. Señores necios, esos milagros no existen ni con Rajoy, ni en vuestras cuentas personales. Son muchos los medios de comunicación, que desde el mismo día de la toma de posesión del nuevo Gobierno, están atacando las decisiones que pudiera tomar en un futuro inmediato, o que tras el primer Consejo de Ministros y posteriores días está tomando. Mucha tinta se está derramando por parte de algunos “periodistas” con sus críticas, nada constructivas, tratan de confundir a la opinión pública y que en muchos casos lo consiguen, porque esa parte de la opinión pública, es tan necia como lo son esos "periodistas"; son esos necios que a estas alturas de la vida, todavía no saben o no quieren darse cuenta, que una gran parte de medios de comunicación obedecen las órdenes de cierta clase de poder, bien sea político o del entorno empresarial y sindical.

En primer lugar, se nos ha hecho creer que el traspaso de poderes ha sido realizado con total normalidad y claridad, cuando esto no es cierto. Lo tenemos todo tan reciente, que muchos recordarán la insistencia de ese ser tan malandrín llamado Rubalcaba, que durante sus discursos electoralistas para pretender ser el habitante de la Moncloa, o también durante el cara a cara en TVE, le insistía a Rajoy que dijese que medidas económicas iba a tomar, que se limitaría a hacer recortes sociales, todavía y a fecha de hoy continua atacando las medidas tomadas ¿por qué esta insistencia? No tiene otra explicación que sea de más raciocinio, estar al corriente de que Zapatero persistía mintiendo hasta el mismo momento de traspaso de poder.

Hay dos escritores y a la vez columnistas a los que elogio y sigo, por su cualidad escribiendo, por su honestidad profesional, por su claridad y calidad a la hora de redactar, ya que lo hacen como debe ser, diciendo su verdad y llamando a las cosas por su nombre, son Arturo Pérez Reverte y Federico Quevedo. Eso es periodismo de verdad, no come palabras como muchos otros, con mojigaterías para que no se les vea el plumaje y sobre todo muchas falsedades derramando litros de tinta, falacias que ni ellos mismos se las creen.

Esto viene a cuento porque hoy Federico Quevedo, en su artículo de opinión titulado “Susto o muerte: lo podrido está en la herencia del PSOE”, dice en una parte del mismo lo siguiente: “Les voy a contar una cosa que seguramente ustedes no saben: por dos veces consecutivas, dos, la actual vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reclamó por escrito a la ya ex vicepresidenta económica del Gobierno socialista, Elena Salgado, que le hiciera constar de forma oficial su previsión de déficit público para el cierre del ejercicio 2011. Y por dos veces, dos, la ex vicepresidenta Elena Salgado declinó darle esa información, miró para otro lado, hizo como que no se enteraba, etcétera, etcétera. El hecho de que eso fuera así no enturbia la educación y las buenas maneras con las que se ha llevado a cabo el traspaso de poderes, pero obviamente dice mucho de un Gobierno que hasta el último momento, hasta el último minuto, ha ocultado la verdad a los españoles”.

“Una verdad con la que tan cerca como el lunes de hace una semana se encontró el nuevo Gobierno encima de la mesa sin darle casi tiempo para reaccionar. En dos días, consciente de que estaba obligado a aprobar la prórroga de los Presupuestos de 2011 por decreto antes de que acabara el año, debía poner en marcha un ajuste muy superior a lo que tenía previsto. Para que ustedes lo entiendan, dos puntos más de déficit -y eso suponiendo que la cifra final sea el 8%, y no más- significan 20.000 millones más y si el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se había comprometido a reducir el déficit en 16.500 millones, ese dato obligaba al nuevo Gobierno a poner en marcha un recorte de 36.500 millones de euros. Casi nada. Opciones: teniendo en cuenta que la mayor parte del gasto público se destina al pago de intereses de la deuda y a servicios sociales básicos -educación y sanidad, principalmente-, al Gobierno solo le quedaba el camino de aplicar la tijera en lo segundo porque en lo primero es imposible, o el camino de buscar ingresos extra que atenuaran el impacto negativo de semejante situación”.

“Es decir, susto o muerte. Y eligió susto. No quedaba otra. No había más alternativas, y por eso son profundamente injustas algunas de las cosas que se están escribiendo y diciendo estos días, y me extraña de manera especial algunas que se han escrito en este mismo periódico por parte de gente que yo presumía sobradamente preparada para darse cuenta de cuál era la verdadera situación que atraviesa el país y que ha obligado al Gobierno del PP a tomar las decisiones que ha tomado”.

Una vez ilustrado con lo anterior, yo me pregunto y demando a todos aquellos que son sensatos ¿qué hubiese hecho el malandrín de Rubalcaba, si tenemos el infortunio de que gana las elecciones? Para mí la réplica es muy fácil, ya que veo solo dos alternativas.
  1. El político piensa en la próxima elección; el estadista, en la próxima generación. Como él es político y socialista. Hubiese seguido como lo ha hecho hasta la fecha, mintiendo a los españoles con cualquiera de sus muchas tácticas, las hemerotecas están llenas de ellas y de cualquier índole. En cierta ocasión dijo “conseguiré llegar a la Moncloa como sea”, claro que ese “como sea” no sabemos si es un GAL, un FAISÁN, o un 11-M. El contexto queda en la mente del químico, de sus mercenarios y fieles servidores.
  2. Como el estadista piensa en la próxima generación, no hubiese tenido otro antídoto que adoptar las mismas medidas. Pero ya lo he dicho antes, él, es político y socialista. Y los que hacen política socialista, ya conocemos que su política es fabricar pobres que dependan de papa gobierno, así se consiguen estómagos agradecidos que siempre te regalan el voto. Para estas masas que se acostumbran a ser pobres obsequiando con su voto a ciertos electos, para continuar siendo estómagos agradecidos, no perciben qué valor tiene su voto y vuelvo a utilizar otra cita famosa, el voto tiene más poder que una bala.

Una vez obtenido el poder por Mariano Rajoy, estando ya al corriente de la cruda realidad, uno percibe que Rajoy no se fiaba de la realidad pintada o enmascarada por los socialistas y alcanza a comprender la reserva de Rajoy a la hora de anticipar medidas. Que si bien él ya era conocedor de ciertos datos, más cierto es que Zapatero seguía indicando que el año se cerraría con un déficit del 6% como máximo y que podía existir una desviación de una décimas.

Esa y no otra era la información oficial que todos teníamos, la facilitada por Elena Salgado y por el mismo Zapatero, el mayor embustero compulsivo que ha tenido España como Presidente y que Rubalcaba era conocedor de la mentira, por eso su insistencia durante la campaña y en el debate, porque sabía que Rajoy ni nadie en esas circunstancias podía bajar ningún impuesto. No es ningún camino de rosas el elegido por el actual Gobierno, pero es el único camino que recoge como herencia socialista.

Federico Quevedo, indica en su artículo que la crisis ha matado las ideologías, en parte puedo estar de acuerdo. Creo que existen muchas más razones para no creer en ellas, como pueden ser la corrupción, el enchufismo, las ansias de poder político, la falta de ética. La necesidad que existe y reclama el ciudadano de igualar a un político como un trabajador más, con los mismos derechos y obligaciones, una vez termina su mandato, cobra su finiquito y no hay más pagas de por vida, una misma sanidad que los trabajadores, la misma justicia que cualquier español y la necesidad inminente de poder exigir responsabilidades a los malos gestores de nuestro dinero, si sus actos producen malestar a la ciudadanía, que paguen ante la Justicia por ellos.

La urgente separación de poderes, la necesaria desaparición del Senado, lugar en el que solo se mantienen a vagos, que cuestan muchos millones cada año la tan solicitada y urgente reforma profunda de la Constitución, la precisa reforma del código penal con leyes más que obsoletas, la devolución al Gobierno por parte de las Autonomías, de la gestión de Educación, Sanidad y Justicia. Es necesario un cambio radical de los Gobiernos Autonómicos que se llevan de los presupuestos generales el 80% de su importe total. Mientras no se lleven a cabo todos estos cambios y alguno más que se me habrá quedado en el tintero, en España no gozaremos de una verdadera democracia. Esto que disfrutamos los españoles desde hace 30 años, es una mala copia.

Señores necios, que los milagros no existen, tampoco los adivinos. Y en la actualidad mientras no demuestren lo contrario, la credibilidad de este Gobierno está asegurada.

Siempre es bueno y se aprende mucho de las citas, por eso dejo tres más que son recomendables para cumplirlas, pero también para exigirlas.

No es cierto que el poder corrompa, es que hay políticos que corrompen al poder…George Bernard Shaw

La corrupción raras veces comienza por el pueblo.
Montesquieu

Un estado está bien gobernado cuando los ciudadanos obedecen a los magistrados, y éstos a las leyes…Solón



Publicado por Esveritate









blogger visitor

votar