Aquí podrás leer todos los artículos publicados no desde que cree esta página, están a partir de cuando empecé a hacer borradores de seguridad por los ataques que soporté y que causó que los anteriores desapareciesen, por eso no salen una mayoría de las imágenes y como las hay que son pruebas, están todas en mi poder muy seguras.
Este problema es causado por el cambio de nombre en mis cuentas en Google.
Visita todo el Blog, al pie de la cabecera tienes todas las PÁGINAS con la información que precisas.
Pide dedicados por el autor UNA VIDA Y UN AMOR y DESDE EL ALMA, envíos a domicilio...Buffer

15 oct. 2009

Honduras, la gran incógnita

Que la historia se repite es un hecho constatado. Podrá suceder en diferentes contextos, pero siempre en similares circunstancias. En términos generales siempre se comete el mismo error. Chávez y Fidel Castro, conocen bien esto en sus propias carnes, es por eso, la presión que están ejerciendo contra Honduras de la mano de la “Comunidad Internacional” –Foro de Sao Pablo- para repetir la historia de nuevo en Honduras.

Es curioso que mientras Zelaya tiene a su comisión negociando el tratado de Guaymuras, donde parte de los puntos en negociación es, renunciar a la Asamblea Nacional Constituyente y respetar la celebración de las elecciones generales, sus seguidores se pasean por las ciudades de Honduras, gritando consignas como, “no queremos elecciones” o “queremos la Constituyente”.

Por otro lado, la tarde del Lunes 12 de Octubre, nuevamente el tristemente célebre y repudiado por los hondureños, secretario general de la OEA, emitía declaraciones para CNN, donde expresaba, “No hay condiciones para que las elecciones se celebren en Honduras”, faltándole con estas declaraciones, el respeto que se merece el pueblo hondureño.

Es del dominio público, que Insulza no ofrece declaraciones si no le vienen dadas de Caracas, de manera que es obvio, que los planes de Chávez y Zelaya son, boicotear las elecciones que darán al traste con sus intenciones de retomar el poder en Honduras.

Zelaya, auspiciado por Chávez, emprendió una gira por Latinoamérica solicitando a los países que conforman el Foro de Sao Pablo, que el resultado de las elecciones generales en Honduras, no fueran reconocidos. En su mayoría, porque hay excepciones como Perú y Colombia, se manifestaron de manera clara a la petición de Zelaya. Estados Unidos con su flamante premio nobel y su secretaria de estado, se unieron a España, manifestándose en iguales términos.

Por todos es sabido, que uno de los campos de batalla de los comunistas es la retórica. Es en este campo, donde con toda vehemencia, tratan de confundir conceptos a fin de sembrar duda y temor en sus adversarios, Honduras no ha sido la excepción. Han estado pregonando a los cuatro vientos, que “La Comunidad Internacional”, no aceptará los resultados, pero en realidad, esa “Comunidad Internacional” no son más que los países pertenecientes al Foro de Sao Pablo más Estados Unidos con su premio nobel –no sé de qué paz- y España con el inepto de Zapatero y su impresentable Ministro Moratinos. La gran mayoría de la Comunidad Internacional, ha manifestado que esperan que las elecciones se desarrollen de manera libre y lo más transparentes posibles. Lo cual deja entrever que de ser así, los resultados serán aceptados. Esto, dejaría a Zelaya sin opción al poder en Honduras y a Chávez sin poder anexar un nuevo país a su “imperio troglodita del Siglo XXI”.

Las elecciones generales no deben convertirse en carnada de chantaje de éste y de ningún personaje manejado por Chávez ni Zelaya. El sufragio es un Derecho Constitucional de TODOS LOS HONDUREÑOS y no es por oposición de personajes amorales, descarados, desprestigiados y bajos como Chávez, Insulza o Zelaya, que los hondureños vayan a dejar de asistir a las urnas a ejercer su derecho a elegir a sus autoridades.

Se pide a los blogueros del mundo, difundan esta nueva amenaza de Chávez, la OEA, Zelaya y sus nuevos aliados, entre los que se encuentra España. Esta es una situación altamente peligrosa puesto que el pueblo no va a permitir que seguidores de Zelaya, el mismo Zelaya, Chávez o Insulza, le nieguen el derecho constitucional a ejercer su voto y elegir su presidente y demás autoridades. Si en Honduras se produce un baño de sangre por esta situación, sobre sus espaldas recaerá la responsabilidad.

Sucedió en Cuba, sucedió en Venezuela, no debemos permitir que suceda en Honduras. Tomen en cuenta este discurso que muestro a continuación que fue pronunciado hace exactamente 54 años y con sorprendente similitud y hoy cobra vigencia.

Les queda de reflexión esta verdadera joya, remitida desde el exilio por el cubano Jesús Beruvides.

Este discurso fue pronunciado en la Cámara de Representantes de la República de Cuba en mayo del año 1955 por el Dr. Rafael L. Díaz-Balart, en ese momento el líder de la mayoría y presidente del comité parlamentario de la mayoría en la Cámara, contra la ley que amnistió a Fidel Castro y demás asaltantes al cuartel Moncada, cuando habían cumplido solamente dos años de cárcel y después de haber sido condenados por un tribunal civil. Castro había recibido una condena de 15 años.

La Amnistía (1955)
Por Rafael Díaz-Balart

Señor Presidente y Señores Representantes:

He pedido la palabra para explicar mi voto, porque deseo hacer constar ante mis compañeros legisladores, ante el pueblo de Cuba y ante la historia, mi opinión y mi actitud en relación con la amnistía que esta Cámara acaba de aprobar y contra la cual me he manifestado tan reiterada y enérgicamente.

No me han convencido en lo más mínimo los argumentos de la casi totalidad de esta Cámara a favor de esa amnistía.

Que quede bien claro que soy partidario decidido de toda medida a favor de la paz y la fraternidad entre todos los cubanos, de cualquier partido político o de ningún partido, partidarios o adversarios del gobierno. Y en ese espíritu sería igualmente partidario de esta amnistía o de cualquier otra amnistía. Pero una amnistía debe ser un instrumento de pacificación y de fraternidad, debe formar parte de un proceso de desarme moral de las pasiones y de los odios, debe ser una pieza en el engranaje de unas reglas de juego bien definidas, aceptadas directa o indirectamente por los distintos protagonistas del proceso que se esté viviendo en una nación.

Y esta amnistía que acabamos de votar desgraciadamente es todo lo contrario. Fidel Castro y su grupo han declarado reiterada y airadamente, desde la cómoda cárcel en que se encuentran, que solamente saldrán de esa cárcel para continuar preparando nuevos hechos violentos, para continuar utilizando todos los medios en la búsqueda del poder total a que aspiran. Se han negado a participar en todo proceso de pacificación y amenazan por igual a los miembros del gobierno que a los de oposición que deseen caminos de paz, que trabajen a favor de soluciones electorales y democráticas, que pongan en manos del pueblo cubano la solución del actual drama que vive nuestra patria.

Ellos no quieren paz. No quieren solución nacional de tipo alguno, no quieren democracia ni elecciones ni confraternidad. Fidel Castro y su grupo solamente quieren una cosa: el poder, pero el poder total, que les permita destruir definitivamente todo vestigio de Constitución y de ley en Cuba, para instaurar la más cruel, la más bárbara tiranía, una tiranía que enseñaría al pueblo el verdadero significado de lo que es tiranía, un régimen totalitario, inescrupuloso, ladrón y asesino que sería muy difícil de derrocar por lo menos en veinte años. Porque Fidel Castro no es más que un psicópata fascista, que solamente podría pactar desde el poder con las fuerzas del Comunismo Internacional, porque ya el fascismo fue derrotado en la Segunda Guerra Mundial, y solamente el comunismo le daría a Fidel el ropaje pseudo-ideológico para asesinar, robar, violar impunemente todos los derechos y para destruir en forma definitiva todo el acervo espiritual, histórico, moral y jurídico de nuestra República.

Desgraciadamente hay quienes, desde nuestro propio gobierno tampoco desean soluciones democráticas y electorales, porque saben que no pueden ser electos ni concejales en el más pequeño de nuestros municipios.

Pero no quiero cansar más a mis compañeros representantes. La opinión pública del país ha sido movilizada a favor de esta amnistía. Y los principales jerarcas de nuestro gobierno no han tenido la claridad y la firmeza necesarias para ver y decidir lo más conveniente al Presidente, al Gobierno y, sobre todo, a Cuba. Creo que están haciéndoles un flaco servicio al Presidente Batista, sus Ministros y consejeros que no han sabido mantenerse firmes frente a las presiones de la prensa, la radio y la televisión.

Creo que esta amnistía tan imprudentemente aprobada, traerá días, muchos días de luto, de dolor, de sangre y de miseria al pueblo cubano, aunque ese propio pueblo no lo vea así en estos momentos.

Pido a Dios que la mayoría de ese pueblo y la mayoría de mis compañeros Representantes aquí presentes, sean los que tengan la razón.

Pido a Dios que sea yo el que esté equivocado.

Por Cuba.

Publicado por Esveritate

Controlia