Aquí podrás leer todos los artículos publicados no desde que cree esta página, están a partir de cuando empecé a hacer borradores de seguridad por los ataques que soporté y que causó que los anteriores desapareciesen, por eso no salen una mayoría de las imágenes y como las hay que son pruebas, están todas en mi poder muy seguras.
Este problema es causado por el cambio de nombre en mis cuentas en Google.
Visita todo el Blog, al pie de la cabecera tienes todas las PÁGINAS con la información que precisas.
Pide tus libros dedicados por el autor, envíos a domicilio.

6 oct. 2009

ENEMIGO ZAPATERO

Es un artículo de Esveritate

Hoy, y por el interés que despertó en mí este artículo de Paco Bono, he creído conveniente el publicarlo y haceros con su permiso participes del mismo. Quiero aprovechar la ocasión para invitaros a visitar su magnífico Blog, http://www.pacobono.com en el que podréis leer artículos de mucha calidad y de máxima actualidad, también es colaborador en http://www.espana-liberal.com. Paco Bono, bajo mi punto de vista se supera día a día en sus artículos, lo que te incita a ser un fiel seguidor de todo lo que él escribe.

Posiblemente muchos de vosotros recordaréis el post que publiqué en junio de este año, bajo el título: Me acuso de ser español (al pinchar sobre este título os dirigirá al mismo) de Biante de Priena. De nuevo hoy, al publicar este artículo de Paco Bono:

Me acuso de ser español

Ser español es sentir y pensar que lo común es tan importante -y no más- como lo particular. Lo común no se defiende solo. Haz algo por lo común para seguir siendo particular. Eso es España, eso es ser español.

Escucha el vídeo mientras lees el artículo, si sientes algo más que indiferencia o repugnancia, entonces eres español y quieres seguir siéndolo, si no sientes nada, disculpa por haberte hecho perder el tiempo.


ENEMIGO ZAPATERO

Imbécil, inmaduro, mentiroso, mentecato, infame, traidor, embaucador, cobarde, confabulador, manipulador, insolidario, anormal, bobo, lerdo, ridículo... Ha llegado la hora de abrir el libro de cuentas y plantarle cara en el estrado, a usted y a todos los idiotas que le apoyan y protegen, a sus secuaces, los Sopena, los Calleja, los poderosos, los Roures... No tenemos tiempo para más, ha llegado la hora de escribir sobre usted y hacerlo como Dios manda, en plata, de frente.

¿Quién tiró la pava desde la torre del campanario? Pregunta un reportero de televisión. En el pueblo de Cazalilla volvieron a lanzarla un año más. Todos se cubren. Nadie dice nada. La sanción de dos mil euros ha de ser sufragada por el Ayuntamiento, probablemente, por no haber evitado que aquello sucediera. Acto atroz, atroz, ¡han lanzado a la pava! ¡Todos lo pagarán!

Yo sé bien quién nos tiró por el barranco y sé muy bien de qué se sirvió para conseguirlo. 11 de marzo, sí señores, volvamos al asunto, al corazón, recojamos los restos y empapemos nuestras manos en la sangre esparcida por los vagones de Atocha. Sangre, vísceras, gritos, humo, oscuridad, lamentos, lágrimas, mutilados que se arrastran boca arriba como las tortugas gigantes de Madagascar... Su rastro, su rastro... Una batidora, metan su mano en una batidora y podrán llegar a percibir el dolor, vean sus dedos extraviados, véanse solos, como los miserables que perdieron el oído, la vista, la razón de vivir bajo las explosiones de las que ya nadie habla.

Y la vida continuó. Sobre Zapatero pesa una orden de búsqueda y captura moral. Su personalidad errática y malévola ha convertido España en un nido de ratas que corretean por las aceras. Baja el Euribor y ZP anuncia una subida de impuestos. José Luis, el mismo que mintió en el Congreso de los Diputados mientras pactaba con los asesinos que volaron el cuartel de Burgos, que destriparon y quemaron a los dos guardias civiles, imaginen, sus tripas abiertas, su cuerpo descoyuntado, sus ojos hieráticos, vacíos, su piel calcinada, sus dedos esparcidos por los asientos, o quién sabe dónde. No me llamen sádico, no. Me limito a llevarles a casa aquello que no narran las esquelas ni homenajes en los funerales, llamo a su puerta, como un maldito cabrón que grita indignado, ¡no podemos consentir que esto continúe!

Mi Moratinos, el amigo del golpista Chávez, el mismo que apadrina un Estado que persigue a los periodistas y mata con impunidad en las húmedas noches caribeñas. Imaginen, morir es duro, ahora sientan el navajazo, sudan, allí se suda mucho, porque la humedad cala dentro y la sangre se evapora y el dolor al verte secuestrado y torturado no tiene nada que ver con la consciencia de que después de tu muerte no pasará nada, todo seguirá, volverán a recibir al gorila, tornarán a aplaudirle. Llegará un Obama y transformará las necesidades de la gente en una campaña publicitaria... Miguel Ángel y Zapatero, Bibiana Aído, la enemiga de los bebés no nacidos...

¿Y en qué se sustenta este desastre nacido de la batidora? En un control extremo de los medios de comunicación y un estrangulamiento sin compasión de las comunidades autónomas no afines. Carod, sí, el mismo que se tronchaba con las espinas en la cabeza mientras pactaba en secreto con los mismos asesinos que, quién sabe si doblaron la mano que lazó los trenes por los aires el famoso 11 de marzo, aquel tipejo, Josep Lluís, indeseable mal nacido, es quien controla el cotarro y decide en este país de mierda. Ríanse ustedes de la época de Felipe González...

Resulta asqueroso dormir cada noche mientras alguien enciende pólvora festiva y las carcomas ahuecan la poca madera maciza que nos queda. Considero indignante que alguien ose decirme que soy pesimista, que debo ser optimista y zafarme de la muerte y la desgracia “ajena” como si nada. Porque mis manos, las tuyas, están manchadas de la sangre derramada, porque la dignidad de una nación que quiera considerarse como tal reside en el espíritu y la decencia de sus habitantes, de la mayor parte, los mismos que sirven, resisten, los que intentan hacer el bien dentro de la marabunta en la que el mal actúa como si tal cosa... El mal nunca se detiene, es le y de vida... Pero ¿por qué ha de rendirse el bien?

Zapatero debería dimitir inmediatamente. Y de Rajoy ni les cuento. Le he visto de nuevo en Cuatro, babeando, soportando que la Campoy, otra “pariodista”, le juzgue, le juzgue y le exija... ¡Manda cojones!

Decía el certero de Federico que lo peor de esta situación es que no se vislumbra alternativa. Cierto. Todos tenemos muy claro quiénes son los enemigos. Algunos ya desertan, como Jordi Sevilla o César Antonio Molina, vividores sí, pero con estómago. Quedan demasiados enemigos de la libertad ostentando el poder, los de siempre, los Rubalcaba, los Chaves... ¿Sigo? Esto puede resultar excesivo, lo sé. Prefiero callarme.

Y entre el silencio de una mañana fresca de marzo las miradas se cruzaban en aquella fosa común del Siglo XXI. Da vergüenza esta España que se arruina. Pronto se llenará de héroes, hacen falta, ahora sí, héroes, heroínas que asomen la cabeza para respirar, para gritar, para concienciar... Se pondrán a tiro... Y estallará... Y Zapatero embeberá a un pueblo que pierde lo mejor de su ser, su valentía, su rabia, sus ansias de libertad...

Mientras tanto, Risto Mejide, el nuevo fichaje de la movida, el tonto a las tres que un día se lo creyó, defiende en Telecinco a Garzón, el hombre que abre tumbas casi centenarias mientras colabora en el sellado de las que aún humean, humean...

Lo siento Zapatero, no tienes posibilidad moral de salvación, ya no. ¿Quién ha tirado la pava? ¿Acaso hace falta decirlo?

Paco Bono

Controlia